Marco Legal

¡Hemos superado el 55 %!

¡32 inversores se han unido a Eureka-Startups EXPERTS!

¡Únete a ellos!

10 comentarios de emprendedores que dinamitan un acuerdo con inversores

La falta de confianza en ti mismo, en tu producto y en tu startup, es una receta segura para un gran desastre. En el otro extremo, demasiada confianza o arrogancia puede dejarte fuera de sitio de la misma manera. Saber que una startup fracasa, nunca alegra a nadie, pero como mentor de varios fundadores, espero que podáis aprender de los errores que aquí presento y evitar tropezar con la misma piedra. No es la primera vez que escribo sobre esto, pero como veo que pasa tan a menudo, he pensado que vale la pena refrescar la memoria.

 

Derechos de Imagen de Fotolia

1. “Los planes de negocios son para tontos”. Algunas startups creen que los planes de negocio son solo para inversores. En realidad, deberías hacer uno para tu propio proyecto ya que te obliga a pensar en todos los elementos. Si no está por escrito, no podrás hacer cálculos, y por lo tanto no serás capaz de gestionar nada. Aquellos planes que quedan por escrito, facilitan la comunicación con tus empleados, abogados, contables y otros actores clave para su implementación.

2. “Si lo construimos, vendrán a buscarlo”. Hoy en día, la palabra de moda es “marketing viral”, lo que viene a significar que ya no hacemos ningún tipo de marketing, sino que nuestro producto es tan increíble que todo el mundo oirá hablar de él gracias al boca a boca y a través de las redes sociales. En la mayoría de los casos, el marketing viral empieza a funcionar cuando ya llevas unos años invirtiendo euros en marketing de verdad.

3. “No tenemos competidores”. Los venture capital y los business angels están cansados de escuchar esta frase. Si no encuentras competencia, lo que el inversor entiende es que o bien no estás siendo honesto, o no has acabado de comprobarlo como es debido o no existe mercado real para tu producto. Es probable que tu petición de financiación acabe archivada.

4. “Con más características que nadie”. Sólo por introducir todas las características que ofrecen Facebook, Twitter, Pinterest, y LinkedIn en tu producto nuevo sobre redes sociales, no significará que a todo el mundo vaya a encantarle. De hecho, acostumbra a pasar todo lo contrario, debido a toda la complejidad y el trabajo necesarios para hacer el cambio. A los inversores les gustan productos centrados en una necesidad real en un mercado que lo necesita.

5. “Microsoft es demasiado grande/lento para suponer una amenaza”. Normalmente, cuando una gran compañía no es una amenaza, es porque el mercado es demasiado pequeño. Competir con IBM, Microsoft y otros de los grandes, es algo muy complicado, Aquellos emprendedores que sigan este camino, se están engañando a sí mismo. Ellos creerán que es de valientes, los inversores que es algo estúpido.

6. “Tenemos la ventaja de ser los primeros en mover ficha”. Seguro que es una manera suave de decir, no tenemos ni patente ni “ingrediente secreto” para tener una ventaja competitiva. Por desgracia, una startup sin marca ni propiedad intelectual, es un blanco fácil para grandes compañías, tan pronto como vean que ganas un poco de tracción. Los gigantes dormidos se despiertan, y rápido.

7. “No hace falta que arriesgue mis ahorros”. Aquí es donde se puede ver la diferencia entre aquel que está involucrado y el que está comprometido. Los inversores esperan que el fundador y su equipo se dejen la piel, en vez de solo darse “ayuda mutua”. Si tu y tus amigos estáis jugando a ser Donald Trump, no esperéis que el resto de mortales asuman los mismos riesgos.

8. “Ya tenemos financiación, ahora podemos relajarnos”. En verdad, todo lo contrario. Es ahora cuando empieza el trabajo de verdad para construir un negocio sostenible. Ahora tienes que gestionar los presupuestos y los plazos, y evitar la tentación de derrochar  en espacio de oficina o en empleados de más.

9. “Es cosa del mercado, estúpido”. Está muy bien estar apasionado con el juguete nuevo que has inventado, pero que tu estés tan enamorado, no implica que al resto del mundo le pase lo mismo. Una variación de esta situación la encontramos en la persona que crea una “solución” tecnológica, y entonces se inventa el “problema” a resolver. No hay nada que sustituya el hecho de entender el mercado, y la dimensión de la oportunidad, antes de tirarte a la piscina.

10. “Yo, yo mismo y yo”. Hace poco vi como una startup con mucho futuro florecía y moría a la vez por falta de fondos y porque el fundador no quiso renunciar a la posición de CEO en favor de un candidato con más experiencia, única condición para obtener una inversión de 1 millón de dólares. Le recordé que podría haberse proclamado presidente, pero como lo quería todo, permitió que el ego pasara por encima de la lógica empresarial.

Tal vez penséis que todo esto es tan obvio que ya han pasado a ser clichés. Ojalá fuese así, pero yo lo sigo viendo a diario. Los emprendedores más exitosos son aquellos que nunca están demasiado ocupados para escuchar el mercado, a sus consejeros, reprimirse el ego y disfrutar de lo que hacen. Es mucho más divertido que coger el camino opuesto.

Marty Zwilling es CEO y fundador de Startup Professionals, Inc.; también es miembro de  la junta de Callaman Ventures y Director en Residence; miembro de los consejos asesores de varias startups; del comité de selección de Angels ATIF. Ha publicado en Forbes, Harvard Business Review y en el Huffington Post.

Vía Startup Professionals Musings

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete

Recibirás nuestra newsletter semanal con la información más reciente y destacada.

También todas las novedades sobre la nueva plataforma de asesoramiento experto para startups mediante vídeo chat: Eureka-Startups EXPERTS

No comments yet.

Deja un comentario